publicidad

Beerseba,.. “pozo y tell”


Beerseba, o Beersheva, Es la capital del Néguev, la ciudad antigua, la universidad, la estación de ferrocarril turca y el mercado beduino constituyen sólo una parte del colorido mosaico que ofrece Beersheva, una ciudad llena de vida y orgullosa de sí misma, como podrá comprobar a través de sus 185.000 habitantes.

Beersheva constituye una importante encrucijada cuyo potencial ya descubrió Abraham, padre del pueblo judío, cuando llegó allí hace 3700 años. Fue en este lugar donde cavó un pozo para dar de beber a sus rebaños y estableció un acuerdo de paz con Abimelec, rey de Guerar, por el que ambos se juraron lealtad mutua. “Por esto se llamó a este lugar Beersheva, porque allí juraron los dos" (Génesis 21, 31).

Como símbolo de propiedad del pozo, plantó allí un tamarisco, hecho que marcó el inicio de la ciudad de Beersheva, donde siguieron viviendo los descendientes de Abraham, en un lugar considerado la cuna del monoteísmo.

Beersheva se encuentra en la intersección de dos antiguas e importantes rutas internacionales: el "Camino del mar" (Vía maris), que se extendía a lo largo de la costa occidental, y el Camino real o Camino del valle por el este.

Así pues, esta ciudad aparece en numerosas ocasiones en la Biblia como parada junto al camino, lugar de descanso, punto fronterizo y centro de celebración de rituales.

Beerseba en hebreo significa "Siete Pozos" y es una ciudad del sur de Israel, ubicada a 108 kilómetros al sur de Tel Aviv. Es una de las ciudades más antiguas del país, existente ya en la época bíblica; actualmente es la mayor población israelí en el desierto del Néguev y capital del Distrito Meridional. Cerca se encuentra Tell Beerseba, uno de los tres tells considerados en 2005 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como parte de la denominación «Tells bíblicos - Megido, Jasor y Beerseba».


La zona donde se ubica la ciudad se caracteriza por la presencia de montes bajos de piedra arenisca y llanuras donde abundan quebradas y uadis en los que los aluviones invernales frecuentemente provocan inundaciones.

La ciudad se remonta a los tiempos del patriarca Abraham, teniendo sus inicios en un sitio arqueológico llamado Tell Beerseba (Colina de Beerseba), a algunos kilómetros al noreste de la moderna Beerseba. Tiene evidencias de haber estado poblado desde el siglo IV a. C.

Fue destruida y reconstruida muchas veces en su historia. Bíblicamente, el lugar de asentamiento de la ciudad es mencionado en dos de las tres historias del libro de Génesis, como un emplazamiento donde un pacto de no agresión fue realizado entre los filisteos, representados por su rey llamado Abimelec, y los israelitas. La Biblia describe el pacto realizado en dos momentos separados por los israelitas, una vez representados por Abraham y en la otra por su hijo Isaac. Beerseba es también mencionada en el libro de Joshua (versículo 19:2). Beerseba era la ciudad más meridional de Israel en los tiempos bíblicos, utilizándose la expresión "de Dan a Beerseba”, para describir todo el reino.
 





Entre las dos historias de Abimelec, existen serias diferencias etimológicas sobre el origen del nombre de Beerseba:
en memoria del pacto de Abraham y Abimelech (lugar del pacto)
en memoria del lugar de las siete excavaciones realizadas por Isaac (lugar de las siete excavaciones), de las cuales 3 o 4 han sido identificadas.
en memoria del pacto entre Isaac y Abimelech (lugar del pacto)
en memoria de las siete ovejas que fueron testigos del pacto entre Abraham y Abimelech (lugar de las siete).

La ciudad cuenta con industrias químicas, de aviación, alta tecnología y medicina. Asimismo cabe destacar que de aquí se exporta potasio, bromo y químicos agrícolas e industriales. Beerseba se expandió considerablemente después de la fundación del estado de Israel en 1948. La ciudad está habitada mayoritariamente por judíos que emigraron a Israel desde países árabes y desde la antigua Unión Soviética. Beerseba está rodeada por numerosas ciudades satélite: Omer, Lehavim y Meitar son ciudades totalmente judías, mientras que entre las poblaciones beduinas destacan Rahat, Tel-Sheva y Laqiya. Actualmente la ciudad se encuentra dividida en un número pequeño de vecindarios, que son conocidos mayormente por números. Los Shekhunot (Vecindarios en Hebreo) de la ciudad son: Alef, Bet , Gimmel , Dalet , Hey , Vav , Tet , Yud-Alef , Ramot, Neve Noy, Neve Ze'ev, Darom, la Ciudad Vieja, Nahal Beka y Nahal Ashan. Por razones desconocidas no existen los vecindarios Zayin , Het y Yod .

En la Ciudad Vieja podemos encontrar memorables edificios del tiempo del Imperio otomano, habiendo sido reparados algunos de ellos por la municipalidad. Algunas organizaciones privadas son dueñas de dichos edificios y los mantienen, pero la mayoría están en ruinas. Al norte del barrio de Dalet y partes del Gimmel tienen mala reputación por la presencia de sujetos drogadictos, pero dichas partes de los vecindarios han sido cerrados o se encuentran mayormente controlados por la autoridad.


En la ciudad también podemos encontrar industrias basadas en las materias primas provenientes del desierto del Neguev, siendo el centro comercial de los beduinos. Su mercado semanal es uno de los lugares más pintorescos del país.

Además, Beerseba es el punto de partida de algunos de los más excitantes paseos que el visitante puede efectuar en el país: Masada, Sodoma, el Mar Muerto, Ein Gedi y los restos de Avdat y Shivta. La ciudad además acoge la Universidad Ben-Gurión del Néguev, el hospital Soroka y la Filarmónica de Beerseba.

Son lugares de interés el Pozo de Abrahan, el Instituto Biológico de Beit Iatziv, el Museo Municipal que está en una antigua mezquita y el Cementerio de Guerra Británico de la calle Haatzmaut.

nota: Información recopilada de artículos publicados en:

2 comentarios: